Tenía 18 años, estaba estudiando COU y hasta el momento, quería ser arquitecto. Qué paradoja, pensaba que diseñaría edificios, o viviendas, y finalmente, he acabado diseñando rostros…

Estudié estética y me especialicé en maquillaje en Barcelona. Han pasado muchos años y muchas formaciones durante todos ellos, pero mi vocación sigue aún más fuerte que cuando empecé.

Me gusta definirme como visagista antes que maquillador ya que para mi lo importante es diseñar los rostros de forma personal. Considero que cada maquillaje debe ser único del mismo modo que lo es la persona que lo lleva. Mis pasiones:

la  docencia, el maquillaje social, y las técnicas de maquillaje más vanguardistas.

Esta necesidad de conocer nuevas técnicas me permitió ser uno de los primeros maquilladores en trabajar con aerógrafo. Actualmente compagino mi labor como maquillador con la docencia.

En el sector educativo, la innovación es uno de los pilares de mi metodología. Educación 2.0 herramientas T.I.C. y un modelo disruptivo que pone al alumno como actor principal del escenario y al profesor como un conductor de su aprendizaje, que debe ser continuo y autónomo. 

Casi sin darme cuenta, he pasado la mitad de mi vida, entre pinceles, colores, sombras y maquillajes.  Envuelto en colores y enamorado de ellos. De los colores de la luz y de los colores del pigmento. Entendiéndolos y adaptándolos a cada persona que los necesita cuando tengo que maquillarla. Presentes en mi día a día, forman parte de mí y he de decir, que me encanta que así sea.


Follow Me!
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad